Esencias


Tus humedades se cuelan entre mi lengua, entre mis muslos, entre mis poros. Mi cuerpo te absorbe y, al mismo tiempo, lo absorbes. Me confiesas: “ayer, cuando desperté en mi cama, todavía olía a ti”; con esa declaración he descubierto que no absorbíamos humedades sino esencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s